La cultura Afroecuatoriana y su aporte en el desarrollo musical del Ecuador
198
post-template-default,single,single-post,postid-198,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0.2,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

La cultura Afroecuatoriana y su aporte en el desarrollo musical del Ecuador, a través de sus ritmos tradicionales.

El presente trabajo se ha desarrollado a partir de la necesidad del autor de investigar sobre la cultura afroecuatoriana y su incidencia en el mundo contemporáneo, logrando rescatar las sonoridades tradicionales que se han compartido entre Colombia y Ecuador conducidos por el río Mira que divide a las dos fronteras pero que cultural y tradicionalmente los une en un mismo sentir. Cada uno de los ritmos tradicionales que se han desarrollado en la presente investigación introduce al lector a sonoridades que han acompañado a la historia del Ecuador por siglos y que son necesarios entenderlos y revalorizarlos.

La conciencia histórica sobre las etnias y culturas, como la afro es casi nula en el Ecuador. Según el historiador cuencano Manuel Carrasco Veintimilla, hasta el 2010 dentro de nuestro país el 90 % de las personas no tenían una conciencia histórica (El comercio , 2010). Esto no ha variado significativamente; en el 2016 según el escritor Franklin Barriga López,  la conciencia histórica continuaba siendo una de las problemáticas culturales que agobiaba al Ecuador (Peñafiel, 2016). Se puede entender a partir de estas citas que por mucho tiempo la investigación sobre la historia, sus culturas y etnias han sido descuidadas significativamente. De estas evidencias es necesario adentrase en una parte de la cultura afroecuatoriana.

Los afroecuatorianos son un grupo étnico que surge a partir de la esclavitud de sus ancestros africanos traídos al territorio ecuatoriano en el siglo XVI. A partir de esta época hasta la actualidad han desarrollado una cultura musical que ha enriquecido al Ecuador. Los nueve millones de esclavos traídos al continente americano, supieron sobreponerse ante las circunstancias y condiciones que les tocó vivir; entre ellos el navío que naufragó cargado de cautivos al sur de la actual Esmeralda (Afroecuatoriano, 2010).

Esta teoría es la que lideres e intelectuales afroesmeraldeños han tomado como la llegada de sus ancestros, aseverando de esta manera  que en Esmeraldas no existió esclavitud. Sin embargo existe información confiable de la cual se puede inferir que entre el siglo XVIII y XIX llegaron a este territorio esclavizados para trabajar en los placeres mineros que se pretendía desarrollar al norte de Esmeraldas (Minda, 2014).

El mantener sus ritos, sus dioses y tradiciones permitió a esta etnia continuar y desenvolverse en un nuevo hábitat. Unas de ellas fue la música: la belleza de la percusión invadió la música y la danza, jugando un papel fundamental en la construcción de la identidad de los afroecuatorianos, ya que estas manifestaciones han servido también como medio de resistencia desde la época de la esclavitud (Afroecuatoriano, 2010).

Esta resistencia ha sido heredada a los pueblos que han continuado con las tradiciones que se construyeron en tiempos difíciles, rindiendo tributo a través de los ritmos y bailes a sus ancestros. Cada una de estas tradiciones ha sido compartida con las distintas culturas del territorio ecuatoriano, formando parte de una expresión social. La música como expresión social ha sido una de las más importantes para el pueblo afro, la construcción y uso de la marimba como instrumento principal ha permitido estructurar tres grupos culturales que han mantenido a este instrumento como fuente principal de expresión. Por un lado se encuentran los pobladores afrodescendientes ubicados en Esmeraldas, por otro lado los Tsáchilas y Cayapas. Estos últimos fueron pueblos nómadas que se encontraron con el afroesmeraldeño y a partir de este encuentro adoptaron el instrumento y la música como suya. Dentro de las expresiones culturales a través de la música existen dos sentires sociales, una es la música festiva y otra es la religiosa (Palacios, 2014).

A partir de las citas anteriores, se puede analizar que pese a la riqueza cultural afroecuatoriana y el abanico de posibilidades que comparte esta etnia; la única expresión social que ha sido recibida y aceptada por la sociedad mestiza ecuatoriana de una forma masiva ha sido la bomba.  Este género musical del Valle del Chota que invita al baile y utiliza al instrumento membranófono “bomba” como sonoridad principal  se caracteriza por ser un ritmo de alegría y esperanza (Godoy, 2007). Entre los intérpretes y productores musicales que han desarrollado el género y han permitido que la bomba sea comercializada en todo el país se destaca el artista imbabureño Segundo Rosero, que ha expresado su música a través de los ritos y tradiciones de su provincia, dueña de una cultura musical prodigiosa (Aguirre, 2016). Así también se puede encontrar a German Congo y Milton Tadeo compositores de temas como: “ya no quiero vivir en este carpuela”, “El puente del juncal” o “bailando me enamore”, sonoridades creadas específicamente en la época del grupo de los hermanos Congo (Diario El Comercio, 2010).

Según Mario Godoy “la música es un lenguaje expresivo, articulado por un sistema de signos sonoros portadores de un mensaje polisémico” (Godoy, 2007). Este lenguaje que la cultura Afro ha desarrollado a través de sus cánticos basados en relatos y poemas, deberían ser una fuente de enriquecimiento cultural para el país, pese a esto los conocimientos y la cultura musical han quedado relegados históricamente y no han tenido el lugar de importancia que merecen.

Entre los siglos XVII y XVIII, el vice reinado de Nueva Granada tenía como territorio a Esmeraldas y Nariño, es decir Ecuador y Colombia. Dentro de este espacio, se unían las reales audiencias de Quito y Santa Fe. (Palacios, 2014). Según  Remberto Escobar músico y lutier que ha trascendido y ha enorgullecido a la comunidad afro expresa que, rio arriba es Ecuador y río abajo Colombia (Escobar, 1997). Pese a la posición geográfica, para los pobladores de la zona la dirección del Río Mira es la que establece donde se encuentra cada lugar, demostrando así como dos pueblos se unen geográfica y culturalmente. Esto es perfectamente constatable a través de la música tradicional que se interpreta y a los instrumentos musicales tradicionales que se construyen a ambos lados de la frontera, con gran similitud (Palacios, 2014).

La cultura afrocolombiana del Pacifico Sur será de gran importancia en el desarrollo y entendimiento de la cultura afroecuatoriana, ya que existen tradiciones, ritmos, música, e instrumentos muy similares. Las expresiones culturales se parecen, ya que el Río Mira se conecta desde la provincia de Esmeraldas hasta Colombia, lo cual ha permitido llevar los sonidos a través de sus aguas (Palacios, 2014).

Interpretando la investigación anterior, se puede inferir que Ecuador y Colombia han conectado su música a través del río Mira, evolucionando de forma paralela e influenciando sus sonoridades en cada una de las fronteras a partir del esclavismo que fue dejando nuevas culturas a su paso. Estas similitudes se ven reflejadas en algunas obras tradicionales que se interpretan en los dos países.

Después de un pequeño resumen sobre la historia de la cultura Afro, sus orígenes y musicalidad, a continuación  se detallará una descripción breve sobre los instrumentos que acompañan a la marimba en la música afroecuatoriana. Esto permitirá más adelante introducir al lector a los ritmos y sonoridades más importantes.

La música de marimba se encuentra acompañada principalmente por el bombo esmeraldeño, que es un instrumento bi membranófono, es decir cuenta con dos membranas que le permiten producir su sonoridad. Se caracteriza por su construcción con maderas livianas como el jigua, laurel amarillo taide, etc (Godoy, 2007).

El cununo es un instrumento membranófono en forma de bongó alargado de 70 cm de alto. Este instrumento tiene una sola membrana y mantiene una construcción similar al bombo, con la diferencia que se prefiere el uso de maderas como el guayabo y los anillos de piquigua. Se llama cununo macho, cuando el parche es de cuero de venado, y cununo hembra cuando el parche es de cuero de tatabra (Godoy, 2007).

El guasá es un instrumento idiófono de sacudimiento, es decir utiliza su propio cuerpo como material resonador, este sonajero es confeccionado con pedazos de caña guadua, guarumo yarumo, es de aproximadamente 30 cm de largo. Este instrumento de percusión esta tapado por un lado por el nudo de la caña y por el otro por un pedazo de madera o tela, en su interior se encuentran pepas de achira, clavos o pasadores de chonta en forma de cruz para que en ellas choquen las pepas (Godoy, 2007).

Maracas y charrascas, estos instrumentos idiófonos tienen una sonoridad parecido al güiro (Godoy, 2007).

Como se puede inferir, estos instrumentos musicales permiten desarrollar la musicalidad y los sonidos que caracterizan a la marimba, siempre en contextos que se han investigado anteriormente como son la divinidad y lo humano. Cada uno de estos instrumentos a través de sus características sonoras que se han derivado en ritmos y cánticos específicos, que se desarrollan en métricas o compases binarios y ternarios. Para un entendimiento fácil para el lector se explicara estos conceptos a continuación.

El compás binario 2/4  indica que el compás se divide en dos partes y el cuatro indica que en cada una de estas partes habrá dos negras. Dentro de este tipo de compas también existe el 6/8, el numerador seis indica que en el compás existen 6 fracciones y el denominador ocho que se encuentra en corcheas (Vega, 1997).

El compás ternario 3/4, el número tres indica que el compás se dividirá en tres tiempos y el número cuatro que en cada una de estas partes entra una negra, es decir, en todo el compás entran tres negras (Godoy, 2007).

Entendido estos conceptos a continuación se desarrollarán los ritmos y canticos tradicionales afroecuatorianos.

  1. Agua bajo

Es un canto de viaje del Chocó que describe aspectos de la vida cotidiana chocoana, expresando elogios a los santos patronos. Se encuentra en compás binario 2/4, esta pieza es utilizada tanto en Colombia como en Ecuador (Godoy, 2007).

  1. Andarele

El Andarele es una pieza tradicional afroesmeraldeña que se la interpreta a partir de un conjunto de marimba. A este ritmo tradicional también se lo conoce como andariele y se lo utiliza especialmente para las festividades de la población esmeraldeña (Palacios, 2013). Originalmente el ensamble utilizado para desarrollar este ritmo de marimba consta de: dos cununos, un bombo y una guasá, el cántico se desarrolla a través de respuestas que se las va generando entre hombres como mujeres, su tempo es moderado y en compás binario 2/4. El Andarele es la pieza musical más representativa de la cultura afroesmeraldeña (Palacios, 2013).

  1. Bambuco

El bambuco es un ritmo originario del Bambuco Viejo que engloba a todas las piezas musicales que se encuentran en métrica de 6/8 y 3/4. Dentro del bambuco hay dos piezas que son parte de este ritmo pero que tienen nombres autónomos como son: El Patacoré y el Berejú, el primero se utiliza para liberar a las personas del demonio, es decir es un reto al diablo que se genera a partir de este ritmo para liberar a la persona de esta posesión. Por su parte, el Berejú conocido también como diablo se generó en las guerras y representa lo estrepitoso de tal acontecimiento (Palacios, 2013).

  1. Bunde

El bunde es parte de los arrullos, género musical utilizado como cantos para ceremonias religiosas donde no se incluye la marimba. Es parte importante de la creencia sagrada de la cultura afroesmeraldeña. Este arrullo, se encuentra en 4/4 y se lo interpreta en procesiones donde las cantadoras caminan por las calles apoyadas por este compás binario que les permite seguir un tiempo de paso (Palacios, 2013).

  1. Mapalé

El mapalé es una pieza en 6/8 transmitida del pueblo negro Colombiano a la cultura afroesmeraldeña (Palacios, 2013).

Consiste en un canto y un baile que se practica para ahuyentar al maligno y todas sus manifestaciones. Ciertamente que se lo baila en esmeraldas, pero su origen es colombiano al igual que el Patacoré, la cumbia y el vallenato que son de la Costa Atlántica. El baile del Mapalé se originó del movimiento que realizan los peces en el agua (Escobar, 1997).

Esta introducción a la cultura afroecuatoriana, nos permite entender parte de la cultura afro el desarrollo y evolución desde sus inicios hasta la actualidad que se convierte en  parte fundamental de nuestra identidad  pese a que sigue siendo invisible para el estado.

A través de esta investigación se puede concluir que la cultura afroecuatoriana ha aportado al desarrollo musical del Ecuador y ha enriquecido a una sociedad con sus tradiciones y sonoridades que han acompañado a generaciones enteras a través de sus vidas. Muchas veces estas generaciones han escuchado la música Afroecuatoriana sin tener un concepto claro, sobre que es lo que se escucha o suena, pero siempre reconociendo de donde vienen estos sonidos. Es necesario cambiar la conciencia histórica del país, para que a través del estudio e investigación se pueda nutrir el conocimiento de las culturas ecuatorianas. Gente invisible como Limberg Valencia, Rosita Willa, Juan García y muchas personalidades más han luchado por el pueblo afro, ello son la historia de los afroecuatorianos que han permitido que en la actualidad  existan nuevas sonoridades, fusiones y que todas las imágenes que papá roncó trataba de transmitir a través de sus leyendas a las nuevas generaciones sean plasmadas.

Referencias.

Afroecuatorianos. (16 de Diciembre de 2008). Música y Danza Afroecuatoriana. Recuperado el 15 de Junio de 2018, de afros.wordpress.com/cultura/musica-y-danza/: https://afros.wordpress.com/cultura/musica-y-danza/

Aguirre, E. (2016). Edupedia. Obtenido de Edupedia: http://www.edupedia.ec

Aguirre, E. (12 de Agosto de 2016). Edupedia. Recuperado el 13 de Julio de 2018, de www.edupedia.ec/: http://www.edupedia.ec/

Centro Cultural Afroecuatoriano. (6 de Abril de 2010). Música Afroecuatoriana. Recuperado el 12 de Mayo de 2018, de centroafroecuatoriano.org.ec/site/index.php/m%C3%BAsica/20-musica-afroecuatoriana: http://centroafroecuatoriano.org.ec/site/index.php/m%C3%BAsica/20-musica-afroecuatoriana

Diario El Comercio. (2010 de Agosto de 2010). German Congo deja El puente del Juncal como Legado Musical. El Comercio. Obtenido de http://www.elcomercio.com/actualidad/ecuador/90-poblacion-ecuatoriana-carece-conciencia.html

El Comercio. (14 de Octubre de 2010). Germán Congo deja El puente de El Juncal como legado musical. Recuperado el 18 de Mayo de 2018, de www.elcomercio.com/tendencias/entretenimiento/german-congo-deja-puente-juncal.html: http://www.elcomercio.com/tendencias/entretenimiento/german-congo-deja-puente-juncal.html

Escobar, R. (1997). Memoria viva costumbres y tradiciones esmeraldeñas . Esmeraldas : La canoita .

Escobar, R., & Lindberg, O. (1997). Memoria viva : costumbre y tradiciones esmeraldeñas. Quito, Ecuador: Municipalidad del Distrito Metropolitano de Quito.

García, J. (2003). Papá Roncón: historia de vida. Quito, Ecuador: Universidad Andina Simón Bolívar.

Godoy, M. (2017). Breve historia de la música del Ecuador. Quito – Pichincha: Corporación Editorial .

Inzillo, H. (8 de Enero de 2016). Nicola Cruz: la cara de un Ecuador electrónico. Recuperado el 28 de Mayo de 2018, de www.lanacion.com.ar/1860253-nicola-cruz-la-cara-de-un-ecuador-electronico: https://www.lanacion.com.ar/1860253-nicola-cruz-la-cara-de-un-ecuador-electronico

López, J. (1 de Junio de 2008). Comunicación, cultura y música. Recuperado el 5 de Julio de 2018, de alteridad.ups.edu.ec/index.php/alteridad/article/view/1.2008.04: https://alteridad.ups.edu.ec/index.php/alteridad/article/view/1.2008.04

Mendoza, C. (17 de Septiembre de 2008). Crítica al indigenismo. Recuperado el 18 de Mayo de 2018, de democraciamulticultural.blogspot.com/2008/09/crtica-al-indigenismo.html: http://democraciamulticultural.blogspot.com/2008/09/crtica-al-indigenismo.html

Minda, P. (2014). La marimba como patrimonio cultural inmaterial. Quito, Ecuador: Instituto Nacional de Patrimonio Cultural. Obtenido de https://www.cancilleria.gob.ec/unesco-declara-a-la-marimba-como-patrimonio-cultural-inmaterial-de-la-humanidad/

Minda, P. (2014). La marimba como Patrimonio Cultural Inmaterial . Quito , Ecuador : Serie Estudios.

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. (12 de Mayo de 2015). Música de marimba y cantos y bailes tradicionales de la región Colombiana del Pacífico Sur y de la provincia ecuatoriana de Esmeraldas. Recuperado el 22 de Junio de 2018, de ich.unesco.org/es/RL/musica-de-marimba-y-cantos-y-bailes-tradicionales-de-la-region-colombiana-del-pacifico-sur-y-de-la-provincia-ecuatoriana-de-esmeraldas-01099: https://ich.unesco.org/es/RL/musica-de-marimba-y-cantos-y-bailes-tradicionales-de-la-region-colombiana-del-pacifico-sur-y-de-la-provincia-ecuatoriana-de-esmeraldas-01099

Palacios, F. (2013). El Andarele en la Música Tradicional Afroesmeraldeña. Quito, Ecuador: Abya Yala.

Palacios, F. (2014). La Riqueza de los Instrumentos Musicales Tradicionales Afroesmeraldeños. Quito, Ecuador: Abya Yala.

Peñafiel, C. (2016). En el Ecuador falta conciencia historica. Quito: Intercultural .

Ritter, J. (12 de Junio de 2010). Historia y Teoría del Arte. Revistas UNAL, 24.

Vega, C. (1 de Enero de 1997). Mesomúsica: un ensayo sobre la música de todos. Revista Musical Chilena, 98.

 

 

 

Foto: Gabriel Tapia – DWAN

Andres Bracero
andresbracero@gmail.com